21 de noviembre de 2019
Directores
Orlando Cadavid Correa
Evelio Giraldo Ospina
Aguas de Manizales. Banner octubre de 2019.

Las tres hijas que dejó el senador Barco, según «El Tiempo»

2 de agosto de 2009
2 de agosto de 2009

Tres hijos le aparecieron a Víctor Renán Barco; hay batalla por la herencia del histórico senador
El Tiempo/Manizales

Durante los 40 años que el fallecido dirigente político estuvo como congresista, nunca se le conoció, por lo menos oficialmente, que los tuviera. La herencia podría superar los $10 mil millones.

Sin embargo, tras su muerte, el pasado 19 de enero, y al mejor estilo de un 'culebrón', aparecieron tres personas que aseguran ser hijas de él.

Cada una reclama la herencia que dejó el político, la cual puede superar los 10 mil millones de pesos.

Solamente en el Fondo de Prestaciones del Congreso (Fonprecon), Barco dejó más de 900 millones de pesos en cesantías, pero se sabe que era accionista de varias compañías y que tenía propiedades, incluso, en el exterior.

Reclamando la paternidad del ex congresista están Laura Estela Escalante, quien lo hace con un registro civil de 1948, así como Jorge Augusto Ortiz y Ana Milena Bustos, quienes ya se hicieron pruebas de ADN para demostrar que son hijos de Barco.

Quiénes son los hijos

Laura Estela, quien ya tiene 67 años y es sordomuda, fue registrada en la notaría 7 de Bogotá. En el registro aparece Barco haciendo el reconocimiento, pero ella quedó con el apellido de la madre.

Según su abogado, Édgar Valero, esto se debe a un error de la Notaría, corregido días después de la muerte del senador mediante una escritura pública. Ahora es Estela Barco Escalante. Valero dice que, por contar con registro civil, no se requiere de la prueba de ADN.

Personas cercanas a la familia de Laura aseguran que el senador le daba una ayuda económica y que incluso le aportó para el estudio de los tres hijos que ella tuvo.

En 1949, medios periodísticos publicaron una historia, según la cual Barco habría regalado a su hija a un circo pero luego la rescató.

La segunda en este triángulo es Ana Milena Bustos, jefe de la Unidad Investigativa del CTI en Caldas. Asegura ser fruto de un romance del senador con una menor de edad, mesera de un restaurante de La Dorada (Caldas), donde éste forjó su carrera política.

Hace un mes, ella les reveló a sus superiores su verdad. "Si usted analiza, se parece al senador", dijo el director del CTI en Caldas, Eduardo Bohórquez.

Ana Milena cuenta que Barco siempre estuvo presente en su vida de una u otra forma. Como ella misma asegura, el ex congresista le ayudó a conseguir trabajo en la tesorería de La Dorada y, cuando se trasladó a Manizales en 1987, para estudiar Derecho, él le colaboró para encontrar otros empleos. Eso sí, Bustos subraya que su posible padre no le conseguió el cargo en el CTI, donde labora desde 1988.

El tercero en discordia es Jorge Augusto Ortiz, quien nació hace 52 años. Él fue quien consiguió, mediante una tutela, que al cuerpo sin vida del congresista le tomaran pruebas de ADN en la base aérea Germán Olano, de Puerto Salgar (Cundinamarca). La custodia de este examen quedó en manos de Medicina Legal.

Ortiz nació en Aguadas (Caldas), la tierra natal de Barco y, como sucedió con Ana Milena Bustos, contó con la ayuda del senador para conseguir empleo.

Incluso, afirma que cuando se crearon las Unidades de Trabajo Legislativo en el Congreso, el senador lo vinculó a una y permaneció en el órgano legislativo durante 14 años. Ahora tiene un negocio de frutas en La Dorada.

Desconcierto familiar

Sin duda, los más sorprendidos con esta noticia fueron los hermanos Barco.

"Nunca supimos que tuviera hijos. Será ley la que determine si son o no son", dijo Amalia Barco, quien dice que la familia se ha mantenido al margen y respetará lo que digan de los jueces.

La decisión final sobre este caso la tienen dos juzgados de La Dorada. En uno se definirá el tema de la paternidad y en otro, cómo se repartirá la herencia.

JORGE ENRIQUE MELÉNDEZ Y FERNANDO UMAÑA
REDACTORES DE EL TIEMPO