21 de octubre de 2019
Aguas de Manizales. Banner octubre de 2019.

750 familias con Huertas Urbanas

23 de junio de 2009
23 de junio de 2009

En la cancha del barrio Panorama II, en donde se cumplió una feria con los beneficiarios de este programa de seguridad alimentaria, el Alcalde precisó que con recursos de la Ley 21 en la Institución Educativa de El Dorado serán construidas 3 aulas más para el grado 11º de tal suerte que los alumnos del barrio puedan obtener allí su título de bachillerato.
En materia vial, anunció que se construirá la conexión del barrio Restrepo con la avenida La Independencia, actualmente en ejecución, así como la conexión a los 2.500 lotes.
Londoño manifestó que en varios de los barrios de la Comuna Consota se están adelantando inversiones en el mejoramiento y la recuperación de canchas y escenarios deportivos para la promoción de la recreación y la actividad física.
Otra obra de gran importancia para la comuna es la construcción del colegio de Samaria que iniciará el gobierno nacional en enero, mediante el sistema de concesión. Este plantel, con una capacidad para más de 3.000 alumnos, beneficiará también a la comuna Consota gracias a la conexión vial con Villa Verde, precisó el Alcalde.
En cuanto al programa de Huertas Urbanas, dijo que se hará un esfuerzo para duplicar la cantidad de beneficiarios, que actualmente es de 750 familias que están utilizando los solares, los patios y terrazas de sus casas huertas urbanas para culturar las hortalizas y verduras que garantizan una mejor nutrición y un importante ahorro en el presupuesto doméstico.
Este es el resultado tangible de la primera fase del proyecto de Huertas Urbanas que se realizó en la Comuna Consota mediante un convenio entre la Alcaldía de Pereira y la Red de Seguridad Alimentaria (RESA), con una inversión de 150 millones de pesos.
Las familias recibieron capacitación, asesoría y semillas para convertir sus patios y terrazas en espacios útiles para la siembra de estos alimentos, utilizando además elementos en desuso, como ollas, recipientes y trastos viejos, a través de la Secretaría de Desarrollo Social y Político y la Fundación para el Desarrollo de Risaralda.
Estas familias fueron formadas en producción de verduras y hortalizas con el fin de mejorar la cultura y las condiciones nutricionales con el apoyo de siete técnicos agrícolas durante seis meses. En concreto se trabajó con especies como zanahoria, repollo, lechuga, cebolla larga, cebollín, remolacha, espinaca, cilantro, tomate chonto y coles.